HIDROCEFALIA: Cuidados de enfermeria pre/post-quirurgicos y de seguimiento

Es un trastorno que consiste en el acumulo excesivo de liquido cefalorraquideo (LCR) en la cabeza. En condiciones normales el LCR se forma en una cavidades que existen dentro de la cabeza llamadas ventriculos cerebrales, y despues pasa por unos conductos a manera de tuberias hasta llegar a los espacios subaracnoideos que rodean al cerebro y a la medula espinal, donde sera reabsorbido para pasar a la sangre. Cuando existe un desequilibrio entre la formacion de LCR y su reabsorsorcion se produce la hidrocefalia.

 

Segun el mecanismo de produccion se pueden considerar 2 tipos de hidrocefalia:

1) Hidrocefalia comunicante: el LCR se forma y fluye adecuadamente desde los ventriculos hasta los espacios subaracnoideos, pero existe un trastorno de la reabsorcion. Requiere de la implantación de una derivación de LCR desde los ventriculos cerebrales a otra cavidad corporal donde se puede reabsorber. La mas utilizada es la ventriculoperitoneal.

2) Hidrocefalia no comunicante: esta se debe a que el LCR no circula a travez de ningun punto de su recorrido debido a una obstrucción. Por ello se trata creando una via alternativa que permita la salida de LCR desde los ventriculos salvando la obstruccion.

Valoración.

  • Evaluación neurológica completa.
  • Medición del perímetro cefálico.
  • Signos de aumento de la presión intracraneal.
  • Electroencefalograma, TAC y resonancia magnética.
  • Estudios de laboratorio y de liquido cefalorraquídeo.
  • Descripción de las convulsiones.

VALORACION DEL PATRÓN COGNITIVO-PERCEPTUAL.

Función neurológica.

  • Historia clínica. Antecedentes: familiares, preconcepcionales, prenatales y postnatales.
  • Estado de conciencia: escala de coma de Glasgow.
  • Función motora: extensión, flexión, abducción, aduccion y rotación.
  • Pupilas: tamaño, forma, simetría, reacción y función.
  • Signos de aumento de la presión intracraneal.
  • Signos vitales: temperatura, pulso, respiración y tensión arterial.
  • Posturas, conducta y reflejos.

Signos de aumento de la presión intracraneal.

Lactantes:

  • Fontanela abombada y tensa, ausencia de pulsaciones normales.
  • Separación de suturas craneales.
  • Signos de maceum.
  • Irritabilidad.
  • Llanto estridente.
  • Venas dilatadas en la cabeza.
  • Alteración de la alimentación.
  • Perímetro occipito frontal aumentado.
  • Signo de puesta de sol.

Niños:

  • Cefalea.
  • Nauseas.
  • Vómitos, a menudo sin nauseas.
  • Dipoplia, visión borrosa.
  • Convulsiones.

SIGNOS DE PERSONALIDAD Y CONDUCTA.

  • Irritabilidad (niños de 2-4 años) inquietud.
  • Indiferencia, somnolencia o falta de interés.
  • Descenso del rendimiento escolar.
  • Disminución de la actividad física y de la eficacia motora.
  • Quejas de fatiga y cansancio.
  • Perdida de peso significativa, probablemente por anorexia y vómitos.
  • Amnesias, si la presión intracraneal esta muy incrementada.
  • Incapacidad de obedecer ordenes.
  • Progresión hacia la letargia y la anorexia.
  • Disminución del nivel de conciencia.

Diagnósticos de enfermería.

  • Infección o riesgo de infección.
  • Desequilibrio nutricional por defecto.
  • Riesgo de deterioro de la integridad cutánea.
  • Temor.
  • Afrontamiento familiar ineficaz.
  • Riesgo de lesión craneal y neurológica.

Objetivos:

  • Prevenir infecciones.
  • Prevenir lesiones físicas.
  • Apoyar emocionalmente al niño y a los padres.

Cuidados preoperatorios.

  • Sostener la cabeza del niño al levantarlo o movilizarlo.
  • Cambiar de posición frecuentemente.
  • Medir perímetro cefálico todos los días.
  • Colocar un cojinete en forma de dona en la cabeza.
  • Proporcionar alimentación parenteral si se comprueba que no hay función intestinal y urinaria.
  • Control estricto de líquidos.
  • Alimentar por vía oral o sonda nasogástrica.
  • Vigilar signos de aumento de la presión intracraneal.
  • Vigilar signos vitales.
  • Contribuir a la detección de otras malformaciones.
  • Preparación y apoyo para las pruebas diagnosticas.

Cuidados postoperatorios.

  • Bombear la válvula.
  • Seguir midiendo perímetro cefálico y abdominal.
  • Vigilar signos de presión intracraneal, infección local o neurológica.
  • Detectar presencia de convulsiones.
  • Colocar al niño en posición plana u horizontal.
  • Verificar permeabilidad de la válvula.
  • Colocar al niño sobre el lado no operado.
  • Cuidados meticulosos de la piel.
  • Proporcionar alimentación: oral, forzada o parenteral.
  • Fomentar el contacto físico.

Cuidados de seguimiento.

  • Enseñar a los padres sobre cuidados de la válvula, signos de infección y aumento de la presión intracraneal.
  • Orientar sobre las actividades que puede realizar el niño y evitar la sobreprotección.
  • Indicar que el niño evite los deportes de contacto.
HIDROCEFALIA: Cuidados de enfermeria pre/post-quirurgicos y de seguimiento



Copyright © 2010 Arts-Media.| Legal: Los artículos publicados en Enfermero Red chilena son aportes de terceros y no tienen relación directa con los autores. Los libros y material de descargas se encuentran hospedados en servidores públicos, por lo que su difusion es de exclusiva responsabilidad de quien los publica en la Red. Si consideras que algun material infringe los derechos de autor informanos en la sección contacto indicando la dirección en la cual se publica tal documento para darlo de baja, te recordamos que todo el material de descarga pertenece a sus respectivos autores, por lo que la descarga será responsabilidad de quien la efectue. Si te gusta alguno de los libros o contenido multimedia te recomendamos que los compres.